¿Cómo hacer terapia online?

En primer lugar, debes tener instalada una aplicación para poder llevar a cabo la videoconferencia, pero también necesitarás encontrarte en un lugar tranquilo, donde nadie te moleste, con una buena iluminación y conexión a internet.

Facetime para iPad y iPhone

Facetime para iPad y iPhone

¿cómo conectarme para poder hablar por videoconferencia?

Skype

Puedes descargar esta app gratuita de Microsoft tanto si usas cualquier tipo de Smartphone, Tablet, o PC con Windows o Mac.

Desde este enlace tienes ayuda por si la necesitas. Necesitas darte de alta y crear una cuenta de Skype si no tienes ninguna

Y desde aquí puedes descargar la app de forma gratuita.

Facetime

Es la app gratuita para videoconferencias usada en iOS y MacOS. Si tienes iPhone, iPad o Mac, sería más cómodo que usáramos FaceTime.

Si tienes dificultades para configurar o usar FaceTime en el iPhone o iPad esta es tu ayuda.

Si tienes problemas para usar FaceTime en un Mac pásate por aquí.


Prueba el nuevo servicio para terapia online de WeDoctor

Otra posibilidad para realizar la terapia online es acceder a la plataforma WeDoctor desde la que podrás solicitar cita y conectarte para la sesión desde su propia plataforma.


IMG_1687.jpg

ventajas de la terapia por videoconferencia

Seguridad y Confidencialidad

La terapia online que llevo a cabo es totalmente segura y confidencial, ya que los medios técnicos empleados para la videoconferencia y el tratamiento que hago de tus datos personales están sujetos a la LOPD (Ley Orgánica de Protección de Datos)

Comodidad

Desde tu propia casa o incluso tu trabajo, sólo te supondrá reservar 1 hora de tu tiempo para poder llevar a cabo la sesión terapéutica. Puedes acomodarte en un lugar que te resulte agradable y familiar, evitando los nervios iniciales de ir a un lugar que no conoces.

Cercanía en la distancia

A pesar de encontrarte lejos en otra ciudad o incluso país, la terapia online permite tener una conversación lo más cercana posible.

Ahorro de tiempo

No tendrás que desplazarte a la consulta con todo el tiempo y energía que conlleva, especialmente si tu agenda diaria es apretada.